Realizamos cirugía oral ambulatoria para la extracción de raíces dentarias, piezas incluidas (“muelas del juicio” y otras), eliminación de quistes, cirugía preprotésica, gingivoplastias, gingivectomías, etc

Quizás uno de los temas más de moda en este momento son los implantes dentales (reparación de los dientes ausentes sin tocar los dientes vecinos), cuya cirugía la hemos simplificado al máximo. Tanto, que en casi todos los casos solo hacemos una sola sesión de cirugía y colocamos las piezas a las seis semanas. Disponemos de uno de los sistemas de implantes más experimentado y conocido a nivel mundial.

Extracciones

Simples

En los casos de dientes rotos, partidos, fracturados, afectados por caries profundas que han llegado a afectar al nervio y no pueden ser tratados con una técnica de limpieza de conductos por estar muy afectadas las raíces.

Casos de periodontitis avanzadas, quistes o sinusitis complicadas.

En ocasiones nos vemos obligados a hacer extracciones de dientes mal posicionados cuando ni siquiera con técnicas de ortodoncia ase pueden corregir y en la mal posición que se encuentran pueden afectar al periodonto.

Dientes impactados.

Extracciones dentales con un objetivo ortodóncico.

Complicadas

Son diferentes las causas que pueden convertir una extracción simple en compleja. Entre ellas destacamos:

Por enfermedades del paciente: se trata de aquellas enfermedades que tienen un índice alto de complicación y que necesitan de preparación y cuidados operatorios especiales. Algunas de estas enfermedades son: arritmias, cardiopatía isquémica, alergia a anestésicos locales, trastornos en la hemostasia.
Falta de cooperación del paciente: la falta de cooperación por parte del paciente exige muchas veces tomar medidas especiales. Algunas de las alteraciones que pueden complicar el tratamiento pueden ser alteraciones mentales, pacientes dentofóbicos, reflejo nauseoso exagerado o movimientos involuntarios como por ejemplo en coreatetosis o pacientes con parkinson.
Extracciones múltiples: en el caso de exodoncias múltiples, se suelen hacer por cuadrante. En todos los casos de extracciones se realiza un pequeña alveoloplastia,  por eso se suele recomendar colocar una prótesis inmediata.
Alteraciones locales: por raíces mal-formadas , geminadas, dilaceradas, dientes rotos, anquilosados o fuertemente anclados
También hay situaciones en las que el hueso se encuentra debilitado, ya sean causas fisiológicas (osteoporosis, osteomalacia) o patológicas (quistes, tumores) lo que complican la extracción.

Otras situaciones son: restos radiculares, apiñamiento dental  o patología inflamatoria añadida.

Extracciones Quirúrgicas:

Debemos estar preparados ante cualquier extracción ante la posibilidad de que se pueda complicar y transformarse en una extracción quirúrgica. Las indicaciones más frecuentes que suelen indicar que se trata de una extracción quirúrgica es:

Dientes retenidos: porque se han desplazado los dientes contiguos.
Dientes incluidos: porque se encuentren anquilosados en sub mucosa o hueso.
Dientes desvitalizados o endodonciados: ya que son más frágiles y pueden encontrarse debilitados.
Dientes con raíces bifurcadas o dilaceradas: cuando las raíces de las piezas presentan una curvatura muy pronunciada, existe una alta probabilidad de que las raíces se fracturen durante la extracción.
Dientes que se han reabsorbido internamente.
Dientes con caries a nivel del cuello que sabemos que al hacer fuerza a nivel cervical es muy probable que se fracture.

Muelas del juicio

Las muelas del juicio también conocidas como cordales están situadas en el extremo de la  boca. Suelen aparecer entre los 17 y 25 años. El odontólogo será el que indique si es necesario o no realizar la extracción de estas muelas.

En términos generales, suele recomendarse la extracción de las muelas del juicio en los siguientes casos:

La muela se encuentra en una posición ó ángulo incorrecto que puede afectar a la corona o raíz del diente adyacente.
Si la muela presenta infección o está dañado el hueso.
Si existe apiñamiento provocado por la erupción de la muela del juicio.
Por iniciar un tratamiento de ortodoncia y necesitar espacio.
Cuando la muela del juicio no acaba de erupcionar del todo haciendo que crezca la encía por encima y generando infección.
La mandíbula es pequeña y las muelas no tienen suficiente espacio para erupcionar.

Dientes incluidos

Los dientes incluidos son aquellos que no han erupcionado en la etapa indicada y permanecen en hueso parcial o totalmente. En estos casos el protocolo a seguir es realizar una radiografía panorámica para averiguar cual es la causa del retraso de la erupción.

Las posibilidades de tratamiento en los casos de dientes incluidos son: abstención terapeútica ( no hacer nada, esta opción no es la más aconsejable), extracción quirúrgica o recolocación del diente incluido en la arcada dentaria ( ya sea con técnica quirúrgica U orto quirúrgica).

Sala de Cirugía Especializada de la Clínica Loscos

Clínica Loscos dispone de una sala de cirugía en la cual realizamos nuestros tratamientos quirúrgicos e implantológicos en un medio totalmente esteril.

En cuanto a la estética podemos decir que las prótesis son idénticas al diente real, y la precisión en cuanto a su colocación nos da unos resultados estéticos de calidad.

Otras intervenciones quirúrgicas frecuentes

Apicectomía

Se trata de una intervención quirúrgica en la que se elimina la infección que afecta a la raíz y a los tejidos que le rodean. Esta técnica se realiza cuando se han probado otros tratamientos, como la endodoncia, y no se ha resuelto la infección.

La apicectomía consiste en abrir la encía en la zona más cercana a la infección, con el fin de extraer la punta de la raíz, que es donde se localiza la infección. Una vez realizado esto, se sella el conducto con una sustancia denominada MTA y se sutura la incisión.

No siempre es posible realizar esta técnica, incluso a veces está contraindicada, como por ejemplo: en periodos agudos sobre todo ya que sangraría en exceso,  si se ha destruido el hueso circundante, en caso de que se haya destruido gran parte de la raíz o si la zona de la infección esta próxima al seno.

Frenillos

Los frenillos son pliegues mucosos que unen labio superior, labio inferior  y lengua. En determinadas situaciones, cuando  el frenillo esta insertado muy bajo, puede provocar determinadas alteraciones como problemas ortodoncicos,  periodontales, fonéticos y protésicos. Los problemas más frecuentes que nos pueden generar son:

En el caso del frenillo labial superior, puede provocar separaciones grandes en incisivos centrales superiores. Si esta separación es muy pronunciada, puede ocasionar incluso silbidos al hablar.
El frenillo labial inferior provoca retracciones gingivales y gingivitis por la imposibilidad del paciente de llevar una correcta higiene oral.
El frenillo lingual excesivamente corto puede afectar a nivel de alteraciones del lenguaje y habla, dificultades en la lactancia y deglución o alteraciones en la relación con la prótesis.
La forma de corregir esta anomalía en los frenillos es mediante una intervención quirúrgica en la que o bien se elimina todo el frenillo (frenectomía)  o reubicando la colocación  del frenillo en su posición normal (frenotomía). Si después de realizar la cirugía del frenillo labial superior no se corrige el diastema que se ha creado, será necesario llevar a cabo un tratamiento con ortodoncia.

En la actualidad, en la Clínica Dental Loscos, realizamos este tipo de intervención con láser quirúrgico, de manera ambulatoria y sin necesidad de suturar.

Torus

Los torus son agrandamiento de hueso benigno, que aparecen en el paladar o en la parte interior de la mandíbula. Este agrandamiento puede ser único o pueden aparecer varios agrupados.Normalmente no está indicada la extirpación de estos callos óseos  a no ser que se vaya a colocar una prótesis e interfiera en su colocación y estabilidad.En contadas ocasiones los torus van creciendo y amentando de tamaño, hasta el punto de interferir en el habla  y ocasionar ulceraciones de la mucosa. En este último caso también estaría indicada la extirpación del torus.

Quistes

El quiste odontogénico puede estar formado por material líquido o semisólido que puede llegar a provocar una destrucción del hueso y como consecuencia que haya movimiento dentario o que se convierta en una lesión no benigna.

El quiste dental puede aparecer a cualquier edad y en su inicio no suelen provocar dolor aunque algunos pueden llegar a expansión del hueso cortical y es cuando se da el movimiento dentario.

El tratamiento de estos quistes, es preferiblemente la  cirugía para eliminarlo. Esto debe realizarlo un odontólogo especializado en cirugía, ya que si no se extirpa con la técnica correcta puede aparecer de nuevo.

Si usted presenta algún tipo de bulto o dolor en los dientes o nota algún tipo de movimiento dental, acuda a nuestra clínica y analizaremos el origen.

Fibromas

Los fibromas son los tumores benignos más frecuentes de la cavidad oral. Son agrandamientos fibrosos que pueden aparecer en cualquier parte de la cavidad oral como lengua, mejillas o encías.Tienen un aspecto brillante y tirso y están bien delimitados en su extensión. Aparecen en zonas de roce, como el provocado por la prótesis removibles.